• El Harto Arte

‘Un buen diseño no necesita explicaciones’: Saray Colin

POR TANIA LIZETH REYES. Diseñadora gráfica independiente que diseñó el libro conmemorativo para Saraperos, por su amplio trabajo editorial, la saltillense da recomendaciones a jóvenes diseñadores; y cómo fue trabajar en este proyecto


Diseñadora grafica y fotógrafa saltillense. Egresada de la Universidad Autónoma de Coahuila. Tiene trece años de experiencia en diseño editorial, publicitario y de imagen. Ha realizado el diseño de identidad de la Saltillo Big Band, así como de la imagen del XVI Encuentro Internacional de Opera Artescénica. En conjunto con la Editorial Cerdo de Babel, colaboró en el diseño de los libros de edición especial para Aguas de Saltillo y la Universidad Autónoma de Coahuila.


Actualmente es diseñadora independiente y estuvo a cargo del diseño del libro Los primeros 50 años de una gran historia para Saraperos de Saltillo, nuestros grandes héroes del deporte. Ella habla con El Harto Arte sobre el trabajo en el diseño gráfico y dice que un buen diseño no necesita explicaciones.

Como egresada de la Escuela de Artes Plásticas, ¿tus oportunidades de trabajo han sido lo que tú esperabas?

Al inicio aprendí mucho en los periódicos en el área editorial; pero al paso de los años realizando la misma actividad en forma diaria, se convirtió en una rutina donde el diseño gráfico era poco apreciado, ya que se trabaja bajo presión y con horarios rigurosos de entrega.

En tu vida laboral, ¿se han cubierto tus planes en cuanto al área económica?

La verdad, no. En mis primeros años sí era muy feliz, pero con el tiempo tus necesidades van cambiando; desde un inicio he trabajo independiente, así como contratada por una empresa, y ese era mi ritmo de vida. Pero desde hace dos años y meses he trabajado exclusivamente como diseñadora independiente y definitivamente mi situación económica es muy buena. Pero falta un largo camino por recorrer, la idea es seguir trabajando para seguir mejorando.


En cuanto a tu trabajo editorial en periódicos como Vanguardia y Zócalo Saltillo, ¿qué retos significó para tu carrera?

La primera vez que trabajé en Vanguardia en el departamento de Publicidad y mi principal reto fue el saber manejar los programas que la empresa manejaba; otro reto era satisfacer a los clientes en cuanto a su necesidad de publicidad, lo que no fue fácil, ya que se tiene que lidiar con la frustración y a no tomarme personal este tipo de situaciones. El trabajo por el que pagan es la satisfacción de sus requerimientos y ahora si me rechazan un diseño, lo vuelvo a hacer y continúo con el que sigue. Esto me ha enseñado a trabajar bajo presión.

[El libro de Saraperos] Fue un proyecto muy grande y un proceso largo, había muchas personas involucradas.

Ahora, trabajando por cuenta propia, ¿qué ha sido enriquecedor para desarrollarte como diseñadora gráfica? ¿Cómo ha sido la relación con tus clientes, entre ellos, Los Saraperos de Saltillo para su libro?

Como he estado trabajando por proyecto, todos han representado retos muy distintos. En el caso de Saraperos, la edición estuvo a cargo de Vanguardia y este periódico me contrató para colaborar, asistí a alguna reunión con los directivos, pero mi trato directo fue con Laura Luz Morales [quien trabaja en Vanguardia]. Ella fue quien estuvo a cargo de toda la coordinación, recopilación y estructurar toda la información; es la primera vez que ambas partes trabajábamos en algo de esa manera, y como todo primer proyecto trae sus aprendizajes.

Fue un proyecto muy grande y un proceso largo, había muchas personas involucradas; por ejemplo, para el desarrollo de la línea gráfica se estuvieron haciendo varias propuestas en conjunto con la dirección editorial de Vanguardia, el equipo de diseño de Saraperos y de foto digital de Vanguardia también me estuvieron apoyando.

Para definir un estilo gráfico se tienen que tomar en cuento muchas cosas: el formato, la creación de retículas, proponer tipografías, retocar fotografías, la paleta de color, hacer pruebas y más pruebas para portadas e interiores. Dentro de la línea gráfica debes separar cuando son textos con temas diferentes; todo debe verse distinto dentro de la misma línea. Por ejemplo, una entrevista no se resuelve igual al texto principal, o una notita destacada, son cosas que debes de cuidar mucho y algo súper importante es saber cómo preparar un archivo para impresión: si se imprime en offset, si lleva tintas o algún acabado especial. Para eso es bien importante que estés en contacto con la imprenta, y mandes un archivo como ellos lo solicitan. No está padre que hayas puesto un rebase de 3 mm en un libro de 300 páginas y la imprenta te exija 6 mm; son cuestiones técnicas que debes considerar desde que empiezas a trabajar tu máster.

Siento que otro de los retos fue que estábamos contrarreloj. Se diseñó a la par de que se estaba escribiendo, y se hacían modificaciones sobre la marcha. Se trabajó de manera similar a como se trabaja en un periódico. Las últimas semanas de correcciones estuvimos metidos aquí en mi estudio Laura [Vanguardia], Fernando [Saraperos, quien apoyó con bastante material] y yo con correcciones finales y siempre creíamos que ya íbamos a terminar. Aunque sí fueron meses bien intensos de chamba, al final creo que todos los que colaboramos (fotógrafos, diseñadores, escritores, etcétera, quedamos muy satisfechos con el resultado. Fue un proyecto al que siento que todos le pusimos mucho corazón.

Tomando en cuenta lo anterior, ¿cuál sería tu recomendación para nosotros que somos estudiantes en proceso de salir a conquistar nuestro mundo: ¿emprender o a pedir empleo?

Mira, yo no creo que hubiera podido ser independiente sin primero saber bien lo que estoy haciendo. En todos los trabajos he conocido a un mucha gente talentosa de la que traté de aprender lo más posible; para mí todas la actividades internas de un trabajo formal sirven para desarrollar habilidades técnicas y de comunicación; sobre todo para poder ofrecer productos de calidad. En general creo que aprender a aprender todo el tiempo es una habilidad que espero poder seguir fomentando, porque a decir verdad todos los días es una aventura distinta, a veces no tan divertida, pero por ejemplo ahora también he tenido que hacer cosas que no tienen nada que ver con el diseño, cosas como administrar mi tiempo y el dinero.


Como emprendedora, ¿cuál fue tu principal obstáculo?

Trabajar desde casa significó no tener un espacio especial y al principio sí fue un obstáculo, porque necesitas un lugar exclusivamente para trabajar; sirve para que te concentres y te tomes más en serio tú y la verdad también tus clientes.

[Es necesario que] te enseñen a estructurar proyectos completos, que abarquen acerca de diseño hasta cómo cobrar, incluso hacer contratos o asuntos legales.

¿Saltillo es un buen mercado para el diseño editorial?

Creo que se está abriendo camino. Ahorita ya hay más opciones editoriales que trabajan de una manera alternativa como la Editorial Cerdo de Babel y Vanguardia, son con quienes he tenido la oportunidad de colaborar, incluso en Monclova actualmente estoy trabajando algunos proyectos con la editorial Mar de Papel, pero igual es independiente.

¿Qué aconsejarías a la Escuela de Artes Plásticas que incluyera dentro de su programa escolar para diseñadores gráficos? Algo que pensaste: “ojalá me lo hubieran dicho en la escuela”.

Pues ya hace algún tiempo que salí de la escuela, no sé si ahorita ya estén impartiendo alguna asignatura donde te enseñen a estructurar proyectos completos, que abarquen acerca de diseño hasta cómo cobrar, incluso hacer contratos o asuntos legales.

¿Contratarías sin dudar a alguno de los egresados de la EAP o tendrías tus restricciones?

Claro que sí, lo contrataría con base en las habilidades y perfil que yo requiero.

¿Qué consejos darías a alguien que comienza en el mundo del diseño gráfico?

Que no nunca olvides poner pasión en todo lo que hagas, porque se nota; sé el más profesional siempre, hasta en el proyecto más pequeño o que parece ser menos interesante; que siempre creas en ti y no te quedes nunca con las ganas de hacer las cosas aunque tengas miedo, que nunca pero nunca dejes de aprender. Eso te va a ayudar en toda tu vida, no solo en el diseño gráfico. Y que aunque a veces las cosas se pongan difíciles cuando eres independiente, si resistes, todo mejorará, pero debes salir de tu zona de confort.

Con esta entrevista a Saray Colin nos queda claro que el ser una persona responsable, trabajadora y dedicada trae consigo una gran recompensa a nuestras vidas, que el secreto del triunfo reside en nosotros mismos, en romper las barreras de la presión laboral, saliendo de nuestra zona de confort y enfrentando los retos que significa ser tu propio jefe, pero primero adquirir experiencia laborando para empresas que te pueden dejar enseñanzas que serán las bases de tu empresa.

Saray Colin
Diseñadora Gráfica
· Egresada de la Escuela de Artes Plásticas "Profesor Rubén Herrera" de la Universidad Autónoma de Coahuila como Licenciada en Diseño Gráfico.
· Tiene experiencia editorial en diseño de libros como el que conmemoró el 50 aniversario de los Saraperos de Saltillo o el dedicado a los negros mascogos.
· Trabajó en periódicos como Vanguardia y Zócalo en el área publicitaria y editorial.
· Ha realizado logotipos e imagen para empresas y proyectos como el Encuentro Internacional de Ópera de Artesénica de Saltillo y la orquesta Saltillo Big Band.
78 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.