• El Harto Arte

‘Tocar con los ojos’: el arte de Adriana Cerecero

POR DANIEL LÓPEZ. Proveniente de una familia artística, Cerecero crea un lenguaje propio en sus obras, usando diversos materiales y algo muy importante: la serendipia.

En su obra, la artista visual Adriana Cerecero nos comparte su sentir, emociones desfragmentadas y depositadas en objetos con textura, colores y lenguaje. Proveniente de una familia de artistas, como su hermano Alejandro Cerecero, tradición heredada por su padre, el renombrado pintor y muralista saltillense Eloy Cerecero, ella cuenta a El Harto Arte cómo une distintos elementos en una pieza y nos invita a decodificarlos para formar una imagen en nuestra mente.

Elementos lisos o rugosos; ásperos o suaves; pequeños y grandes; naturales o artificiales, incluso medios digitales, Cerecero no pone limitaciones para crear y busca un diálogo e interacción con los soportes desde un punto de vista pictórico. Toca temas fuertes con elementos débiles, como la fragilidad del amate: un papel artesanal de origen prehispánico.


En su opinión, ¿qué características tiene alguien que es un artista visual?

En mi caso, tocar con los ojos al público que se acerca a la obra. Así fue el título de mi exposición individual que tuve en el Museo Estudio Diego Rivera en el 93: …Y tocarte con mis ojos.

¿Cómo fue su acercamiento al mundo del arte visual?

Podría asegurarte que en el momento preciso que abrí los ojos. Mi padre tenía su estudio en el pequeño apartamento con aroma a óleo. Ver pintar constantemente lo veía como mi mundo real.


“Mi padre tenía su estudio en el pequeño apartamento con aroma a óleo. Ver pintar constantemente lo veía como mi mundo real.”

¿Cuál es su proceso para crear una pieza o pintura?

El tema que trastoca mi interés, lo resignifico, escojo la herramienta y el soporte para llevarla a cabo. En cambio, cuando asisto a residencias artísticas es algo diferente porque mi proyecto se apega al tema de la convocatoria y a lo permitido como material para llevar en mi viaje.

Sobre sus primeras obras, ¿en qué consistían y que representaban para usted?

Objetos de mi entorno, obra fácil de leer, les daba una nueva interpretación, el collage ha tomado papel importante desde entonces.


¿De dónde proviene su inspiración?

Digamos que del alma. Siento como que se conecta como una especie de anhelo humano de trascendencia que luego transcribo en un mensaje visual.

¿Cuál es su frase favorita o bien que la define a usted?

“Lo que no mata fortalece”.

¿Cuál ha sido la obra que más ha disfrutado hacer y que le ha dejado una gran satisfacción realizar?

Mis obras son mis hijos: no tengo preferencia. Cada una me ha dado la satisfacción y alegría en el proceso de gestación.

¿Qué es lo que quiere que sus obras digan de usted?

Me gusta que se expresen por sí solas, que el espectador cree su propia percepción sobre lo que percibe y que no se convierta en una lectura única. Cada pieza es cómplice de mi pensamiento desde el momento que disfrutamos el proceso de creación.


¿Cuánto tiempo es el máximo que ha invertido en una obra?

Hasta que se va de mis manos, a veces las dejo descansar; otras, las retomo para seguir interviniéndolas.


“Cada pieza es cómplice de mi pensamiento desde el momento que disfrutamos el proceso de creación.”

¿Qué estilo artístico refleja en sus obras?

Creo que el archivo del artista lo define. Convivo con temas, técnicas y formas variables a medida que me apoyan para experimentar nuevos procesos formales.


¿Tiene alguna persona en su vida que influya o que sea una fuente de inspiración para usted?

Sí, mi más valiosa creación: mi hija Victoria.

¿Cuál fue la mayor dificultad que se encontró en su camino como artista?

Más bien, no tuve la menor dificultad en ese aspecto. Alguien me dijo en una ocasión: “nadie tiene por qué quererte”. Lo entendí y busqué yo misma mi camino.

¿Cuál es el consejo que le daría a aquellas personas que recién inician su carrera artística?

Que no hay final, solo constante crecimiento acompañada de disciplina y convicción.


“[...] si se vale elegir ¡pediría otra vuelta [en el arte]! Me he divertido mucho.”

¿Actualmente está trabajando en algún proyecto? ¿Podría compartirnos un poco de él?

¡Tengo varios en el tintero que estoy retomando desde hace tres meses que me jubilé de la UAdeC! Llevo ya algo adelantado, aunque jamás me esperé que fuese una pandemia la que se me atravesaría en el camino. ¡Pero seguimos adelante!

Si no hubiera elegido ser artista ¿a qué se hubiera dedicado?

¡La realidad es que no lo elegí, fue el ambiente en el que crecí. Pero si se vale elegir ¡pediría otra vuelta! Me he divertido mucho.

¿Hay alguna escena de su vida que le gustaría recrear en alguna pieza artística?

Una cantidad de imágenes congeladas que tengo en diapositivas donde aparezco; necesito un refrigerador en desuso.


Adriana Cerecero
Saltillo, Coahuila
-Artista visual cuyas obras de arte se han expuesto individual y colectivamente en México y en países como Canadá, España y Estados Unidos
-Su trabajo es un propuesta de arte contemporáneo donde explora materiales y uno de sus predilectos ha sido el amate, un papel artesanal que tiene orígenes prehispánicos
-Vivió en Palma de Mallorca, España, donde expuso en espacios como la Galería Ca'n Pinós y en la Galería Joan Olivier "Maneu"
-Fue docente en la Escuela de Artes Plástias "Profesor Rubén Herrera" de la Universidad Autónoma de Coahuila
51 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.