• El Harto Arte

‘Quería romper la doble moral saltillense de una forma bonita’: Natalia Alejandrina Blanco

POR NORMA OBREGÓN. “El amor es amor y punto” es la frase que la artista saltillense busca difundir visualmente. Ella nos da detalles de cómo se originó este movimiento que ha llegado a calles no sólo de Saltillo, sino del mundo


Entre el talento de nuestra ciudad semidesértica, tenemos a Natalia Alejandrina Blanco, artista y Licenciada en Diseño Gráfico, quien nos brindó la oportunidad de entrevistarla. Ella demuestra con su proyecto #AmorEsAmorYpunto que el amor tiene muchos colores y que hay que celebrarlos.


La también impulsora de un taller llamado El Margallate y la editorial La Panorámica, nos habla de sus inicios, su proceso creativo y cómo aprovecha el lado positivo de la cuarentena: creando.


¿Qué te motivó a adentrarte en el mundo del arte?

He dibujado y pintado desde que me acuerdo, es algo que siempre ha estado conmigo. A los trece o catorce años, le pedí a mi mamá que me llevara a un taller de pintura para aprender a pintar correctamente, porque uno cuando es autodidacta no aprende como quisiera o no llega al punto que desearía. Fue la manera en que poco a poco me fui adentrando, pero es algo difícil de decir. Es una necesidad de desahogo que he tenido desde niña porque siempre he pensado que es más fácil, al menos para mí, expresarme de una manera visual a una manera escrita o hablada.


¿Cuál es tu principal fuente de inspiración a la hora de pintar?

Durante toda mi trayectoria en el arte, he estado hablando de diferentes temáticas. Entonces caí en cuenta que mi motor para trabajar es la identidad que me rodea, toda esta onda del noreste: la ciudad misma que tiene algunas peculiaridades, positivas y negativas, pero son buenas para explotarse, el ambiente, la forma de pensar de las personas, el estilo, la manera en que nos vestimos, caminamos y también la naturaleza. De un tiempo para acá me hice muy consciente de ello y he estado abordando cosas ocurren en mi entorno, llevándolas a otros espacios o lugares tratando de hacer alguna conexión.


Últimamente trabajando dentro la identidad, he estado hablando de la diversidad y del amor.

¿Tienes algún tema favorito para plasmar en sus obras?

Sí, últimamente trabajando dentro la identidad, he estado hablando de la diversidad y del amor. Tengo un proyecto que se llama: #AmorEsAmorYPunto, y ahí estoy tratando de abordar la diversidad de la identidad misma: diferentes maneras de sentir, pensar, lo que es visiblemente o interiormente una persona. Todos somos diferentes a final de cuentas.

“Siempre he pensado que es más fácil, al menos para mí, expresarse de una manera visual a una forma escrita o hablada”.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Muy constante. Siempre estoy mezclando todo lo que hago, tratando de experimentar con la gráfica digital, la ilustración, la pintura, con la intervención en los murales; viendo qué funciona y qué no en lo digital, en lo orgánico, en las calles.

Dibujo todos los días, pensando e investigando sobre los temas que me interesan; hago anotaciones que no precisamente son bocetos. A veces se me ocurre algo y lo tengo que escribir porque se me olvida. Mi proceso creativo es básicamente mi vida, no puedo hacer una pausa o un paréntesis y decir: “no, hoy no”.

¿Buscas compartir un mensaje en específico con sus trabajos?

Sí, como ya mencioné, trabajo temas de diversidad y ese es el mensaje que quiero dar. Como lo digo amor es amor y punto. No tengo porqué dar una explicación más que esa: la frase no tiene otra interpretación y las imágenes, que son los apoyos que hago de esa frase, están de más. Estoy mostrando la diversidad del amor.

En un principio, cuando quise hacer esto de las intervenciones en la calle con parejas de vaqueros, se me hizo muy tonto solamente hacer una pareja heterosexual. Si quería una intervención del día del amor y la amistad con una demostración de afecto, no iba a hacer solamente eso, así que puse parejas diferentes. Es lo más normal y no debería haber un problema con ello; sin embargo, existe. Es una forma de arte y activismo, poder ayudar a las personas a que abran su mente y acepten lo que son, porque muchas veces no lo hacen ni ellos mismos, o que acepten a los otros y, sino que al menos los respeten.

¿Qué es lo mejor de trabajar sobre muros?

Hay una libertad de extenderte en una pared grande. Empecé en cuadernos o pliegos pequeños a dibujar, y hacía mis cuadros que terminaban amontonados. Poco a poco fui aumentando el tamaño de mis piezas, y pensé: “que hueva tener guardado un mensaje de uno o dos metros cuando podría pintarlo en una pared”.

El entorno forma parte de la pieza. Cuando trabajas en un muro te llenas de confianza. Es altamente recomendable trabajar en las calles; galerías, bye, no me interesan. No me gustan mucho pero no dejo de hacer lo de las galerías, aprovecho las posibilidades. Hay que ser multidisciplinarios; ya después tú ves que es lo que más funciona y es visible.


Acerca de este proyecto, #AmorEsAmorYPunto, ¿por qué decidiste dar su apoyo a este tema?

Tenía ganas de hacer unas intervenciones de arte, desde el 2014 aproximadamente, con esto de la identidad. Conozco a muchos amigos míos que son gays o lesbianas y tienen una forma diferente de querer.

Le dije a un amigo lo que quería hacer y que me daba miedo; me dijo que lo hiciera, que a la gente le iba a gustar y que él me ayudaba. Empecé haciendo una pareja, con ganas de romper la doble moral saltillense de una forma bonita. Se la envié a mi amigo que me aconsejó que hiciera varias e hice la intervención sin firmarla. No me interesaba que supieran mi nombre porque me daba miedo. Lo que me gustó de esto es que se hiciera un movimiento colectivo, una comunidad; me siento halagada de que personas de otras partes me pidieran mis ilustraciones para replicar el movimiento por allá.

“Empecé haciendo una pareja, con ganas de romper la doble moral saltillense de una forma bonita.”

¿Cómo ha sido tu experiencia dentro del ámbito artístico?

Bien padre. Tenía miedo de hacer intervenciones en la calle porque sé cómo es la sociedad aquí, pensé que me iban a linchar. Como había utilizado un espacio de propaganda del gobierno y la vandalicé, me instruí con otro artista, y me dijo que si lo hacía en cierto material mi delito sería removible. Hice esto consciente de que me podían meter a la cárcel.

La gente que se dio cuenta de que había sido yo la de las intervenciones, me empezó a ayudar y me sentí muy acogida, como nunca, por la comunidad artística y LGBTQ+. Me dio esta sensación de que estamos progresando y que todo podría ser muy diferente.

Hablando de la situación actual, ¿la cuarentena ha afectado en tu actividad creativa?

Soy una persona muy inquieta, el 100% de mi tiempo no es hacer arte. El encierro me obligó a cerrar mi imprenta y lo que hice fue pintar más. No me afectó, me benefició porque no tenía tiempo de hacer ciertas cosas que traía en la cabeza y lo aproveché.

¿Qué más planeas hacer dentro de tu carrera artística?

A mediano plazo me gustaría hacer murales en más partes de país y del mundo, porque es algo que enriquece, para que puedan invitarme a otros lugares. Seguir trabajando con el tema de la diversidad, hacer crecer mi proyecto editorial y ayudar a otros artistas. También siempre estar experimentando y aprendiendo, conocer más gente porque para mí es lo mejor, y hacer trabajos colaborativos.

“También aceptar que hay formas de expresarse distinto a tu trabajo y el hecho de que no te guste no quiere decir que no sea arte.”

¿Hay alguna recomendación que desees dar a nuevos artistas?

Trabajar de forma colectiva, experimentar y abrirse un poco a otras técnicas y al arte conceptual; como artista, consumir todo el arte. También aceptar que hay formas de expresarse distinto a tu trabajo y el hecho de que no te guste no quiere decir que no sea arte. Hay que ser conscientes de eso, investigar, leer y experimentar; tal vez es divertido y después te guste. Así te vas conociendo a ti mismo, viendo posibilidades, y lo que puedes ofrecerte a ti y a los demás.


Natalia Alejandrina Blanco
-Licenciada en Diseño Gráfico y artista plástica
-Se especializa en hacer ilustración.
-Habla de pintar los muros como un mundo de opciones diferentes a las que te brinda el trabajar en un lienzo o en papel.
-Nos cuenta que la gente en las calles, cuando se está pintando un mural, suele interactuar haciendo preguntas o incluso queriendo colaborar.
-Menciona que prefiere exponer su obra en las calles que cuando su trabajo está encerrado en una galería.
-Recientemente, junto a Frido alias Kaleido Drag Queen, presentó el proyecto #TodosSomosSanSebastián, que reunió a artistas e ilustradores inspirados en el icónico santo.
-Tiene el proyecto La Panorámica Editorial, que reúne el talento de artistas y gestores culturales.
96 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.