• El Harto Arte

La moda va más allá de lo superficial: Mariano Manzanares

POR CRISTINA GUZMÁN. La moda y la ilustración son la pasión del artista saltillense, quien habla en entrevista con EL HARTO ARTE sobre los retos del diseño, la moda y da consejos a quienes quieran dedicarse a esto



Diseñador de moda y maestro, Mariano Manzanares ha seguido un sueño con esfuerzo en una ciudad donde esta área es poco tangible, pues la oferta por parte de universitarias es casi nula. Pese a las complicaciones de la vida la palabra “rendirse” nunca aparece en el vocabulario del saltillense.


Manzanares, quien ha destacado participando en concurso con sus diseños o siendo inspiración para artistas de la ilustración y la moda, habla con El Harto Arte sobre los retos y prejuicios que enfrentan no sólo los diseñadores sino todos los artistas y las personas que dedican su vida a la creatividad. Ofrece consejos para la gente joven que está empezando este camino difícil, pero a la vez lleno de esperanza y color.



¿Cómo fue que surgió la idea de estudiar diseño de modas?

El momento en el que supe que me quería dedicar a esto fue cuando estaba pequeño. Estaba viendo el “reality show” Project Runway con mi madre en la televisión y ese fue el momento en el que dije “Eso es lo que yo quiero hacer”.


A una prima le gustaba mucho las revistas de Vogue. Fue con ellas donde vi a la moda como algo tangible. Cuando era pequeño siempre me gustó dibujar, entonces dibujaba princesas de Disney, vestidos y cosas por el estilo. Cuando fui creciendo y vi que esto era una forma de expresarse, me gustaban mucho las revistas que me robaba de casa de mi prima para recortarlas, aunque ella se enojaba horrible porque a nadie le gusta que le rompan sus revistas.


Así surgió mi gusto por la moda y, como siempre me gustó dibujar, quería perseguir ese sueño: a pesar de que en Saltillo no había escuelas cerca, quise aprender por mi cuenta. Estuve un año en la Escuela de Artes Plásticas, pero no era lo que yo quería: sí me gustaba dibujar, pero no me consideraba una persona profunda. A mí me interesaban la moda y las pasarelas. Después de ese año empecé a buscar por mi cuenta para adentrarme en el diseño sin tener una escuela en mi ciudad y fue entonces que empecé a ser autodidacta.


Hay muchas personas a las que les gustaría crear ropa pero también expresarse por medio de la moda, que es un medio de expresión muy lindo

He visto la calidad y la técnica tan pulida de sus ilustraciones. ¿Todo ello lo aprendiste de manera autodidacta?

Después de ese año en Artes Plásticas estudié otra carrera en marketing; porque si te interesa la moda también te tiene que interesar cómo llevar ese producto a los demás y eso fue mi salida profesional. Después, me ofrecieron un trabajo para dar clases en universidad de moda en la UNID, pero yo siempre estuve trabajando por mi cuenta. Las redes sociales te abren mucho camino porque a pesar de que mi cuenta sea todavía pequeña, he tenido la oportunidad de colaborar algunos diseñadores, como por el año 2017, cuando decidí pulir más mi técnica. Para poder clases en la universidad, porque cuando eres maestro tienes la responsabilidad de ofrecerle cosas buenas a tus alumnos.

Fui también a pedir informes a una escuela de Monterrey muy buena llamada Instituto “Burgo”. A ellos les caracteriza mucho su estilo de ilustración, tanto así que hasta tienen patentado su método. Tomé un curso de verano con ellos; les gustó mucho lo que hacía y me ofrecieron una beca para estudiar un poquito más de tiempo. Tomé la oportunidad, fui para Monterrey un tiempo sin dejar las clases. “Burgo” ha sido hasta cierto punto mi escuela, pero yo trabajaba desde antes con otras personas.


¿Tuviste alguna base o inspiración en la técnica de alguien más o fue propio?

Tomo lo que me sirve, pero hay cosas que no aplico. Por ejemplo, si me enseñas aplicar una técnica quizá yo la aplique de otra o la mezcle con otras que me han funcionado antes. Así te gusta más, sientes que estás más en contacto con lo que estás haciendo, siento que es mío. Es más fácil copiar o trabajar a partir de algo, pero, aunque intentes que te salga igual, no te va a salir así. Creo que es mejor tomar el camino de quitarse la presión de que algo te salga igual a alguien que ya lo está haciendo; es mucho más divertido y relajado hasta cierto punto. No tener esa presión de que tiene que quedar igual, o que me tengo que parecer a tal o cual persona, porque puede que seas mejor o que seas peor, pero nunca igual.


El ser humano hace arte para conectar con otras personas. La moda es parecida, porque nos compete a todos, aunque la gente lo niegue.

¿Cuál sería tu definición para la palabra “moda”?

Yo creo que la moda es algo que está en todos. Al final, hay personas que le llaman moda a la industria y al mecanismo que cambia cada temporada: pero más allá de eso creo que nosotros como seres humanos tenemos esa necesidad de adornarlos, vincularnos con cierto grupo; a la vez, también separarnos y ver que somos parte de algo más allá.


Es una necesidad social porque, más allá de que tengamos que usar ropa para salir a la calle por cuestiones morales, aun si tú te vas al Amazonas, a un lugar que nunca ha sido colonizado y ves a la gente, la gente se adorna, se pinta, se pone plumas y hojas. Eso es algo inherente al humano, es como el arte. El ser humano hace arte para conectar con otras personas. La moda es parecida, porque nos compete a todos, aunque la gente lo niegue. Todos usamos ropa, todos comunicamos algo con la ropa, todos utilizamos la moda como un medio de expresión, aunque se piense que no. Porque, aunque se use la misma ropa todos los días comunicas algo. Con ese suéter de cuello alto comunicas algo, con esa polera sencilla gris también transmites algo. Eso es la moda para mí, es expresión y está ligada al ser humano.



¿Has enfrentado retos o prejuicios por dedicarse a tu profesión?

Sí, claro. Todos los días. Creo que cuando dedicas tu vida algo creativo o te quieres dedicar algo que muchas otras personas no entienden, obviamente, habrá prejuicios o cosas del tipo “de eso no vas a vivir”, “no se puede”. Pero creo que, en mi caso, como siempre he sido muy terco y no le hago caso a la gente, siempre he tratado de mantenerme la actitud de “Yo quiero yo puedo y yo lo voy a hacer”. Al final de cuentas, creo que nos está tocando una etapa muy padre, donde las distancias no importan: puedes llegar al lugar que tú quieras utilizando las redes sociales.


Sigo aprendiendo y trabajando en ello, porque conforme va pasando el tiempo, sale una red social nueva y tienes que aprender cosas nuevas. Aparte, eso mantiene la creatividad. Muchas veces cuando nos dedicamos a algo creativo y creemos que ya lo sabemos todo o que ya no hay más por donde abarcar o experimentar; creo que ahí ya te estancas y no creces si no haces siempre lo mismo. Hay que estar al día y siempre tratar de llegar a donde tú quieres; no por la gente que tengas al lado, porque al final de cuentas -esto lo aprendí en la escuela de marketing-, si a alguien no le gusta lo que tú haces no quieres decir nada: simplemente esa persona no es tu público. Pero afuera si a ti te interesa algo, a miles de personas también les puede interesar; entonces eso es lo que hasta cierto punto te mantiene con ganas y motivación de hacer más cosas.



¿Cuál crees que sería la importancia o el impacto de la moda aquí en Saltillo?

Me da mucho gusto ver en Saltillo gente que se dedica hacer cosas diferentes. Saltillo es una ciudad que yo admiro mucho y me gusta mucho estar aquí, pero está en un cierto punto de avance y retroceso. Intentas hacer algo y la mentalidad conservadora es de “no lo hagas”, “¿por qué te dedicas a eso?” Pero he estado viendo de cerca el trabajo de otros diseñadores y otras personas que están abriendo sus propias marcas aquí en Saltillo y están haciendo cosas muy interesantes y me da mucho gusto este nuevo escaparate y esa nueva forma de expresar, porque uno como creativo nunca debe esperar que alguien le abra la puerta; al final de cuentas nosotros tenemos la obligación como creativos de crearnos nuestras propias puertas para que la gente vea.


Creo que tal vez nuestro mayor error es concentrarse en la aceptación, pensar que alguien me invite, que alguien me hable; al final, si tú quieres que alguien vea tú obra debes ir y hacer algo y no esperar hasta que alguien crea en ti, porque nosotros debemos ser los primeros en creer en nosotros mismos y producir y mostrar.


¿Podrías dar un consejo a las personas que van iniciando en este camino?

A veces, aunque seamos tímidos, somos personas creativas que comunicamos ideas. Siempre trata de guardártelo para ti, sí, pero al final lo que creas es con el objetivo de conectar con una persona, de comunicar algo. Puede que seas muy tímido o muy reservado, pero aun así a las personas que amas o son muy cercanas a ti, le compartes.


Deja que otra persona también disfrute lo que tú estás creando; es algo íntimo porque estás originando algo que no existía, pero quieres compartirlo con alguien. En realidad, el arte es compartir y si no lo compartes alguien en algún momento lo va a encontrar.

Trabajo desde hace tiempo como profesor de dibujo de moda en una escuela de Ciudad de México que se llama Centro de Estudios Superiores en Moda “Casa de Francia” y a ellos siempre insisto en que no se preocupen si algo tal vez no salió de la mejor forma o si no eres el más grande pintor ilustrador todavía: estás en el proceso, en el camino. No todo siempre vamos a compartir la perfección; de hecho, la perfección no existe. Entonces, que no les dé pena: comunica, comparte, regala o vende, pero siempre trata de compartir y demostrar lo que haces. Que no te dé pena y si te da pena recuerda que estás aprendiendo y que está siguiendo lo que te apasiona.


¿Piensas continuar con este camino o tienes nuevos planes en cuanto a tu carrera?

Nunca he sido fan de la tranquilidad, de hecho, en mi mente siempre estoy pensando que es lo que sigue. Nunca me hubiera imaginado qué iba a colaborar con personas que

he admirado y con diseñadores mexicanos, pero afortunadamente aquí en México he hecho cosas de las que me siento muy orgulloso. Por ejemplo, siempre quise trabajar con alguien como Francisco Cancino, quién es un diseñador mexicano y su historia me gustó mucho y en algún momento por ahí del 2012-2013 yo vi una revista porque ganó un concurso y yo pensaba: “¡Wow! Me encantaría trabajar con él o hacer algo con él”. En algún momento se me cumplió.


Tu mente te define el camino por el que tienes que ir, entonces nada más es seguir tu intuición y seguir por ahí. Lo que sigue para mí sería irme a Europa a seguir practicando y trabajando, tomar experiencia. En algún momento aquí en Saltillo me encantaría abrir una escuela de diseñador de moda porque creo que se necesita.



Mariano Manzanares 
· Diseñador e ilustrador de moda originario de Saltillo, Coahuila.
· Es Licenciado en Marketing.
· Ha impartido clases privadas y en diversas escuelas de la ciudad como la UNID.
· Actualmente es docente en Centro de Estudios Superiores en Moda “Casa de Francia”.
· Participó en el concurso “Luis Galindo 2020” de la plataforma “Moda Premio” a cargo de Anna Fusoni, representando al Instituto “Burgo”, donde todavía estudia, y ganó el primer lugar de la primera edición.
Síguelo en sus redes sociales: https://www.instagram.com/themarianom/ 
En Tik Tok: https://www.tiktok.com/@themarianom
80 views0 comments