• El Harto Arte

‘Hace falta periodismo profesional’: Eugenia Flores Soria

POR ALBERTO DANIEL HERRERA. Recientemente fue galardonada por tercera vez con el Premio de Periodismo Cultural de la UAdeC; la egresada de Letras Españolas habla sobre su texto premiado y, luego de muchos años como reportera cultural, nos cuenta su experiencia y qué hace falta en este 2020

Eugenia Flores Soria es una escritora saltillense que egresó hace once años de la Licenciatura de Letras Españolas, donde ahora es maestra. Autora del libro de poemas Plegaria de la aurora, nos comparte una entrevista donde aparte de dar un excelente consejo a los estudiantes, nos permite conocer de esta gran labor que ella con mucho esmero y pasión ha ejercido en la escritura.


Flores Soria también fue periodista cultural dentro de la sección cultural de Zócalo Saltillo durante algunos años, algo que la llevó a entrevistar a artistas y hacer cobertura del mundo cultural regional, ejemplo que queremos seguir en El Harto Arte. Por su labor, en junio fue galardonada por tercera vez con el Premio de Periodismo Cultural de la UadeC, del que también nos platica.

¿Qué fue lo que te llevo a dedicarte a la escritura y a la literatura?

Antes de entrar a Letras estudié Psicología, alrededor de un año. Pero me sentía extraña, ajena. Me di cuenta de que las materias que más me gustaban eran las que tenían que ver con algo de literatura; yo creo que los motivos en ese entonces no eran muy claros, más que seguir a una pasión. Estuve en las dos carreras un tiempo y después me quedé solamente en Letras.

¿Hace cuanto egresaste?

Hace once años.


¿Qué dificultades has enfrentado después de que egresaste de la Licenciatura en Letras Españolas?

Cuando estaba en quinto semestre yo ya trabajaba en el periódico; entonces, cuando salí de Letras ya tenía dos años de experiencia en medios. Pero sales y eres un egresado más. De hecho, todavía tengo problemas porque es una carrera [Letras Españolas] que tiene mucho campo. Hay muchas cosas que puedes hacer, donde puedes trabajar; pero hemos logrado que estas carreras no sean valoradas económicamente, son un poco anticapitalistas.

En todos estos años, si bien ha habido altibajos; hay años en los que consigo más trabajo; hay otros en los que no. Yo creo que [la carrera] en lo económico y también en que a veces decir las cosas es un problema. El señalar las injusticias dentro de una sociedad corrupta también trae consecuencias de cierres de puertas y todo.

“La enfermedad me hizo ver otras cosas de la vida; empecé a preocuparme y a sentir empatía por otras cosas.”

Respecto a tu libro Plegaria de la aurora, ¿podrías contarme cómo nació?

­Cuando estaba en la licenciatura no era muy de escribir; yo pensaba que la creación literaria no era para mí. En esa época tuve muchos problemas de salud, me dio artritis reumatoide y fibromialgia. Todo eso me movió, me cambio bastante todo porque no podía tener los mismos ritmos de lectura porque me dolía todo el cuerpo; no me concentraba y tardaron mucho en diagnosticarme.

En ese periodo empecé a escribir porque empecé a leer mucha poesía; fue en el periodo en el que me salí del periódico -que ya tenía un par de años trabajando-, y en toda esa transición cambian muchas cosas. Empecé a sentir que ya tenía algo qué decir y empecé a escribir unos poemas y de repente eran más y más.

Todo este trayecto de la enfermedad me hizo ver otras cosas de la vida; empecé a preocuparme y a sentir empatía por otras cosas.

¿Entonces se podría decir que el libro es uno de tus proyectos más importantes de tu formación?

Fíjate que no sé. Yo creo que sí. Pero no fue algo que yo pensara; no sé si lo pueda contar como proyecto pero sí es un suceso importante para mí por muchas cosas difíciles de explicar.

Hay cosas más que me preocupan más que los libros; por ejemplo, la educación. Definitivamente eso es algo que me cambió bastantes cosas que yo jamás pensé que tuviera nuevos efectos.

Tuviste una larga trayectoria en el periodismo cultural, ¿qué experiencias te dejó?

¡Uy! [Ríe] Yo creo que tendría que escribir varios libros. Es que es una aventura, la del periodismo y yo empecé muy joven; tenía, no sé, 19 o 20 años y pues yo creo que muchas de las cosas las hice con inseguridad; me faltó malicia, eso era lo que no tenía.

Fíjate que nunca me sentí periodista; o sea, yo entré al periódico porque era la sección de cultura y me tocaba ir a eventos, ver obras de teatro, ir a exposiciones y era algo que a mí me gustaba hacer; entrevistar escritores, ir a conferencias. No te puedo decir una experiencia en especial, han sido muchísimas con muchísimas personas. Imagínate estar todos los días entrevistando gente y yo era muy tímida, muy seria.

“Sí [hace falta periodismo cultural], definitivamente y no solo más periodismo si no profesionalizar el periodismo cultural.”

¿Y actualmente crees que haga falta mayor periodismo cultural?

Sí, definitivamente y no solo más periodismo si no profesionalizar el periodismo cultural. Entender que el periodismo cultural no es solo cubrir la agenda del gobierno o entender que no es solo sacar la nota decorativa; sino que el periodismo cultural es donde nace todo el periodismo. El periodismo político y cultural; porque el periodismo lo comenzaron los escritores, ellos comenzaron a escribir de política, todo lo de política.

Aquí en América latina el periodismo solo llega con afanes de divulgar ideas políticas; entonces yo creo que hay que profesionalizar el periodismo cultural. Se ha reducido mucho ahora en los periódicos: tienen problemas de recorte de personal, de recorte de páginas, ya todo se esta pasando al formato virtual. Esto último no es malo, pero se está pasando con mucha informalidad. O sea, ya a muchos medios virtuales no les importa cómo escribas ni nada; sólo con que saques lo que quieran sacar.

Se ha perdido todo ese trabajo porque era una forma de pensar el periodismo, de organizarlo, de qué foto le vas a poner y qué diseño va a llevar [en formato impreso]; participaban muchas personas: qué tipo de foto, por ejemplo. En la sección de cultura no puedes poner una foto de locales; tienes que pensarlo de una forma más atractiva y también explicar a la gente que es una noticia: viene el cantante de Viena; o hay un cantante de rap de una colonia marginal; o un grafitero de alto nivel. Todos son parte de la comunidad cultural y hay que pensar en decirlo de una forma distinta y pelear por que exista. A la gente sí le interesa, sí lo lee. Y cuidarlo, también pienso que hay que cuidarlo tener más visión, pelear.


"A la gente sí le interesa [el periodismo cultural], sí lo lee.

¿Qué consejo le darías a los estudiantes en general y ahora que vivimos clases en línea?

Que eviten la simulación: esta simulación de educativa de “hago como que hago”, y el maestro “hago como que doy mi clase”, o el alumno “hago como que entrego la tarea y paso”. Esto hay que evitarlo absolutamente. Lo que hay que hacer es buscar la manera de relacionarnos en buscar formas funcionales de estudiar.

Hemos estado muy apegados a la figura del maestro pero recaí mucho en el carácter autodidacta. Duden absolutamente, cuestionen, prepárense, lean cosas que nos resuelvan o que nos den luz para los problemas esenciales que vivimos, y cuáles son los problemas esenciales. Defiendan el pensamiento divergente, distinto; prepárense mucho porque creo que es una generación que les va a tocar reparar los grandes daños de todos, y que necesita estar muy bien preparada, que esta modalidad en línea sirva para hacer consciencia para que aprendan encaminarse o que fortalezcan esta parte autodidacta.

El verdadero premio del periodismo es que llegue a los lectores, la gente.

¿Nos puedes hablar de tu reciente Premio de Periodismo Cultural “Armando Fuentes Aguirre” entregado hace unos días?

El verdadero premio del periodismo es que llegue a los lectores, la gente. Ahora tengo una visión muy diferente del periodismo, de la que tenía hace 13 años cuando empecé. Y estoy feliz de ver que todos tenemos algo que decir.

El texto que se premió es sobre el escritor argentino Jorge Luis Borges, titulado “El poeta menor de la antología”. Lo escribí porque estaba tomando un curso con Román Cortázar, un amigo escritor, donde se me hizo curioso cómo Bores es un autor que aparentemente está en el canon y todos lo citan, pero realmente la pregunta es: ¿lo hemos leído?


El texto trata de su poesía, pues mucha gente habla de que no es tan buen poeta, que está lleno de ripios, etcétera; y a mí me conmueve mucho cómo él se abre a la poesía, es muy íntimo. Muy puro. Es muy empático, es un gran intelectual, que te hace ver las cosas de una manera muy amable.


Eugenia Flores Soria
Saltillo, Coahuila
-Escritora egresada de la Licenciatura en Letras Españolas, de la Facultad de Ciencia, Educación y Humanidades
-Fue reportera cultural en Zócalo Saltillo
-Ha obtenido el Premio de Periodismo Cultural “Armando Fuentes Aguirre” en tres ocasiones
-Su tercer premio fue su texto “El poeta menor de la antología”, sobre el escritor argentino Jorge Luis Borges.
67 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.