• El Harto Arte

‘El impacto que genera la industria de la moda es ridículo’: Adriana Villalpando

Updated: Jul 22

POR NELLY ESPINOZA. La diseñadora habla con El Harto Arte sobre su retador trayecto en la moda nos cuenta cómo la pandemia la inspira a imaginar looks apocalípticos


La cuarentena ha hecho replantear la industria de la moda y este año, por el coronavirus, Gucci decidió abandonar el concepto de temporadas. Esto es algo en lo que la diseñadora de moda saltillense Adriana Villalpando está de acuerdo.


Con una moda que busca crear conciencia, romper “lo que debe ser” y además dejar un efecto agradable, ella habla con El Harto Arte sobre esta disciplina creativa y cómo ha sido su trayecto: entre divertido y retador. Además, nos cuenta cómo la pandemia la inspira a imaginar looks apocalípticos.


¿Por qué decidiste ser diseñadora?

Fue como un sueño que tenía desde preparatoria. Varias veces se me hizo la sugerencia, por parte de orientación vocacional, que fuera médica, pero yo me fui por otras ramas. Nunca quité el dedo del renglón de estudiar diseño de moda. Inicié en la Licenciatura en Mercadotecnia, pero muchos de mis proyectos los hice basada en la moda. Casi lo veo como un accidente.


Trabajé en Ciudad de México como supervisora de zonas en una tienda preciosa de ropa interior; se llama Intimissimi y participa mucho en pasarelas, revistas de moda. Así me reconecté con la moda. Cuando regresé de allá, mi papá me ofreció la oportunidad de estudiar la carrera de Diseño de Modas. La tomé y así decidí ser serlo.



¿Qué te inspira para diseñar?

Todo el entorno me inspira me inspira: las mujeres, la comodidad, los atardeceres, los proyectos de otros artistas. Las técnicas textiles que utilizan; por ejemplo, ahora el coronavirus me ha hecho dibujar por días: cómo te vestirías para el “apocalipsis”.


También me inspiran las actividades de la vida: cómo me vestiría para bailar ballet o danza. Leo sobre el tema y pienso “aquí utilizaría tal prenda” o “aquí utilizaría esto otro”. La vida es una gran inspiración.


A mí no me gustan las temporadas. Manejo algo que se llama la atemporalidad, porque a mí no se me hace justo que los diseñadores, más bien, las grandes industrias de la moda, manejen 52 colecciones al año.

¿Cómo fue tu experiencia al estudiar Diseño de Modas?

Esa es la pregunta del millón. No fue una gran experiencia; me hubiese gustado que fuera mejor. Creo que la educación en México debe transformarse, a veces es deficiente, no todos los maestros no transmiten los conocimientos para preparar a los jóvenes. En este caso, la universidad era algo acelerado. No todos los maestros tenían los conocimientos y las herramientas para transmitirnos; y los que sí, nos los quitaban por equis o ye razones.


A pesar de que estuve haciendo algunas revoluciones con movimientos estudiantiles para hacer cambios, hace poco me invitaron, como egresada de éxito, para realizar una pasarela y se los agradezco de todo corazón.

¿Qué satisfacción te deja hacer tus diseños?

Hay veces que no me gusta tanto o llego a sentir que a mis diseños le falta algo, que hay que arreglarlo, cambiarlo, mejorarlo. Pero de otros diseños pienso: “me quedó ciertamente como me lo imaginé”. Pero casi siempre me dejan algo, sobre todo cuando mujeres, mis amigas, me dicen que está bien chido mi trabajo, “me gusta mucho lo que haces”, “es muy diferente”, “me encanta”; es cuando me siento más motivada. Me deja más satisfacción por ser mejor.

El impacto ambiental que genera la moda es ridículo. Si maneja la atemporalidad, es una colección al año que abarca los cuatro estaciones: primavera, verano, otoño, invierno.”

¿Cómo fue tu experiencia en tu primera colección?

Fue muy emocionante. Trabajaba en la tesina de mi escuela y cuando empecé a buscar apoyo, mi papá me dio una cadenita y me dijo que la empeñara, que con esto comprara los materiales para hacer las prendas. Cuando terminé de elaborar mi portafolio de diseño me acerqué a Talía Barredo, del Instituto Municipal de Cultura de Saltillo y le dije que quería hacer una pasarela para concluir mis estudios y toda la aventura empezó ahí.


Compré todos los materiales, con estilos blancos, rosas, negros y estaba inspirada en el minimalismo. Un gran maestro me prestó un libro, que se llama Mirando, sobre 20 años de historia del arte y en el apartado del liberalismo encontré en qué consistía el minimalismo y cómo se desarrolló. Tengo entendido que Coco Chanel, quien es una maestra del diseño, decía que no había mejor diseño que lo sencillo. Entonces es minimalismo adaptado lo que hice.


El IMCS me facilitó presentar la pasarela en Casa Purcell, con modelos súper bonitas y así fue se dio.

¿Algún color, temática o temporada que prefieras en sus diseños?

A mí no me gustan las temporadas. Manejo algo que se llama la atemporalidad, porque a mí no se me hace justo que los diseñadores, más bien, las grandes industrias de la moda, manejen 52 colecciones al año. Es casi como si se pensara que nos estamos vistiendo con ropa diferente todos los días y la industria de la moda es la segunda más contaminante, después de la petrolera. Nos estamos acabando los recursos; se están viendo enfermedades muy extrañas. Ejemplo es el Covid: estamos acabando el planeta. El impacto ambiental que genera la moda es ridículo. Si maneja la atemporalidad, es una colección al año que abarca los cuatro estaciones: primavera, verano, otoño, invierno.


Mi color favorito es el negro porque es sobrio, elegante, discreto, dark. Temática que esté manejando ahorita, la del apocalipsis, por el coronavirus.

¿Podrías describir tu estilo?

Estilo es la cimentación con diferentes técnicas. Me encanta el budismo, también los conceptos los conceptos de minimalismo japonés, la danza clásica, el futurismo. O sea, que son diferentes, son contrarios, pero el resultado visual es agradable, interesante. Ponerse leggins con un saco, es decir, ropa deportiva, tenis, un topless para ejercicio, con un saco, se sale de “lo que debería ser”. Sería algo diferente.

¿Cuál colección te ha gustado más?

La de lencería, porque me gusta mucho trabajar con materiales de alta calidad y en pequeñas piezas. Requiere mucha técnica, mucho detalle. Lo que más me gusta de haber hecho de colecciones es que me conecta con mi feminidad o con mi sexualidad.


¿Cómo consideras que ha sido recibida la moda en el norte del país?

En el norte del país somos muy “norteamericanos”; tenemos esa cultura de estar consumiendo y consumiendo. Imitamos a los estadounidenses y hacemos a un lado lo que es nuestra verdadera cultura y apoyamos más a las grandes marcas, que en este caso se están enriqueciendo usted y son los que están acabando con los recursos del mundo.

Alguna sugerencia o un consejo a los jóvenes diseñadores.

Que no renuncien, que hagan lo que en verdad aman y que se esfuercen, que sean constantes. Esto es demasiado importante para que lo logren. Y que experimenten mucho, que no tengan miedo de experimentar.


Adriana Villalpando
Diseñadora de modas
· Estudió la carrera de Diseño de Modas en Saltillo, Coahuila
· Ha mostrado su trabajo en pasarelas; la primera fue en Centro Cultural Casa Purcell
· Experimenta con tejidos y temáticas
· Ha realizado diseños para dignificar a la mujer
· Su página de Facebook es: facebook.com/adrianavillalpandoreyna
157 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.