El arte en tiempo de confinamiento

Updated: Jun 23

KARLA FIERRO. El devastador encierro del cuerpo está liberando las creaciones desde el fondo del alma. ¿Cómo es la trascendencia artística en tiempos que parecen infernales?



Bien se dice que el tiempo vale oro y nada mejor que sacarle provecho lo más que se puede. Estamos pasando por tiempos llenos de dificultad, en los que el mayor problema se ha vuelto el tener que estar en casa; doblegando a todos a enfrentarse a nuevos retos como lo es no poder relacionarte como antes: no poder salir con la misma seguridad, hacerle frente a la falta de empleos y al bajo salario, los aumentos en los productos de consumo, las clases en línea, entre otras cosas que hacen tener los nervios de punta.



Desde el comienzo de este "infierno", el arte se ha visto tomando el papel de un salvavidas para cada persona que busca no ahogarse en el mar llamado confinamiento.

El confinamiento no ha logrado limitar a las personas, por el contrario: ha incitado a buscar medios de expresión de lo que pasa día con día y mejores formas de aprovechar del tiempo; dando como resultado las imitaciones de obras de arte, la producción de obras personales, el canto, el baile y la música. Los medios artísticos no solo son una ruta de escape, son la guía para el reconocimiento del entorno; así como de sí mismo.


¿De qué sirve tener una obra de arte en un museo, si todo se reduce nada más a eso? La respuesta es bastante clara, el arte tiene que trascender independientemente si está entre cuatro paredes o dentro de una pantalla; es así como las representaciones han creado conexiones de conocimiento y técnica a su vez.

El arte tiene que trascender independientemente si está entre cuatro paredes o dentro de una pantalla.

Antes de la cuarentena, una situación común es pensar que el arte puede ser aburrido para muchos y normalmente se descartaba la idea de ir a museos o visitarlos por línea. Tanto así que lo disminuían a cierto tipo de obras de artistas como a los populares Van Gogh y Frida Kahlo. Los que ya estaban interesados por el arte tomaban las obras con seriedad, las estudiaban, las visitaban en exposiciones y adquirían réplicas de ellas; ahora se les ha sumado el motivo de diversión, entretenimiento y distracción.


Todo lo relacionado al mundo artístico genera ruido, como lo es el acústico, donde lo que más se le parece es el insistente, agudo y a su vez pausado “bip” de un monitor cardíaco. El arte es el corazón de todos los que estamos en cuarentena; que bombea ideas y las libera en lazos que enganchan a otros más para que se sumen a este movimiento.

El arte es el corazón de todos los que estamos en cuarentena; que bombea ideas y las libera en lazos que enganchan a otros más para que se sumen a este movimiento.

El arte en tiempo de confinamiento es como la historia del rey durmiente; el arte siempre estuvo dormido en nosotros mismos y sin darnos cuenta ahora le imaginamos mientras estamos despiertos.

16 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.