¿El arte lo consumimos todos?

Updated: Jun 23

POR: KENIA GARCIA AGUILAR. Así como el mundo este 2020, ¿el arte está en crisis? ¿O hay una crisis de arte?

El arte educa y civiliza, pero principalmente concientiza a las personas, vuelve a la gente más empática. No cambia comportamientos, pero puede llegar a ser un antídoto para el tiempo actual.


Debido a la situación actual, alrededor del mundo se tomaron medidas por la crisis sanitaria que se vive, llevando esto a problemas políticos, crisis económicas y sociales. El lugar que toma el arte en la sociedad se va modificando gradualmente, claramente se muestra una representación del cambio y las crisis que los conllevan.


Sin embargo, no parece extraño que el arte se mantiene en ciertos gremios, hay figuras destacan más que otras, los espacios son privilegiados, estos se cierran más por la condiciones y dejan de ser públicos. La limitación al acceso, y la preferencia a ciertos sectores llevan a una modificación de políticas públicas culturales, puesto que se vuelve clasista, no todos tienen la oportunidad de ingresar a las plataformas donde se ofrece el contenido.


Primero: no se cuenta con los medios, puesto que, la desigualdad que se vive día a día se visibiliza aún más frente a una crisis, y existen prioridades. Segundo: el contenido que se maneja en las plataformas no es siquiera del interés de los que sí tienen acceso; las cuentas están muy descuidadas, la interacción con la gente no existe, y solo sirve como propaganda para las mismas minorías.


Tercero: la cultura mexicana está educada al entretenimiento de otras formas más que las plataformas que ofrecen contenido como películas, series, etcétera. Si no se le tiene un aprecio al arte y no existe una educación dirigida a esto, difícilmente se le va a dar la importancia en estos tiempos, considerando que se debe tener cierta cultura y comprender que el arte no es un entretenimiento. Además, hay que añadir a los medios de comunicación en esta tarea. El arte debe ayudar a trascender, no debe tratarse como un ‘’producto para su explotación’’.

[El arte] se adapta a las necesidades de cada persona y el interés que se muestre; el cual impacta en el desarrollo personal y social.

Se podría seguir hablando de los problemas que enfrenta la sociedad frente a la crisis, y el arte entre estos; pero también hay que destacar la figura del artista. Las condiciones en las que se desarrolla son iguales, puesto que se presentan necesidades particulares, la creatividad persiste (quizás decaiga por la situación y surjan más necesidades de las que se vive), probablemente disponga de más tiempo que el común, pero también, depende de materia que lo ayude a transportar y materializar sus ideas.


La ruptura puede servir para el arte, replantea lo que el artista quiere dar a conocer, se crean nuevas visiones y perspectivas personales y comunes, el cual termina siendo reflejo de una generación y caracteriza una ola de creación. Transforma e integra el nuevo código cultural, en donde se critica la nueva creación, y se pone bajo análisis el aporte artístico de cada sujeto cultural. Las ideas, los pensamientos y los hechos, se traducen en un diálogo que internacionaliza el sentir junto al trascender del tiempo, y se transforma en una obra de arte.

7 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.