• El Harto Arte

Ciudad de rostros: Daniela Elidett

Updated: Jul 2

POR ESMERALDA CORVERA. La egresada de nuestra Escuela de Artes Plásticas, donde incluso tiene un mural, cuenta a El Harto Arte sus inicios, cómo vivió la polémica por el mural en homenaje a víctimas de feminicidio y cuál es su fórmula para seguir creando


Daniela Elidett regresó un día a la escuela “Profesor Rubén Herrera”, pero no a las clases que solía tomar, sino a pintar un mural que hoy todos conocemos al subir las escaleras del edificio en Ciudad Universitaria. Durante algunos años, la saltillense ha retratado a personajes de los barrios: como en el Fraccionamiento Chapultepec, al famoso “señor de los elotes”, Juan Reséndiz Luna, o la cara sonriente de un niño de la colonia Espinoza Mireles: su lienzo fueron las decenas de escalinatas.


Además, ha expuesto sus expresivos retratos de niños o adultos en galerías y centros culturales de la ciudad. Sin embargo, no siempre se ha hallado con la sensibilidad de que aprecien su mensaje: este año se vivió una controversia por la colaboración que hizo para crear un mural en honor a tres mujeres que lamentablemente fueron víctimas de feminicidio. Las autoridades señalaban que el color no cumplía con reglamentos urbanos, pero no veían el trasfondo y esto le afectó.


Elidett habló con El Harto Arte de su experiencia con la pintura, este tipo de vivencias y cómo ha hallado la fórmula para mantenerse creando: dejarse fluir.

¿Cómo comenzó tu carrera de pintora y artista visual?

El deseo de ser artista lo tengo desde niña; a la hora de elegir una carrera estaba siempre bien determinada a ser pintora. Tenía varios inconvenientes: uno, mis papás; otro, que en Artes Plásticas el nivel era técnico y no me convencía. Empecé estudiando Contabilidad y un año antes de que yo saliera de la carrera, se abrió la Licenciatura de Artes Plásticas aquí en Saltillo, la Escuela de “Profesor Rubén Herrera” y tomé esta oportunidad.


Antes de salir de la escuela me ofrecieron entrar a un diplomado de arte contemporáneo por parte del Museo de Artes Gráficas y fue cuando terminé mi parte formativa; lo demás fue puro “chambear”. Las cosas se fueron dando, porque es una profesión un poco compleja: hay poco campo de acción, pero hay [termina de contar entusiasmada].

“Seguir difundiendo el arte, que el arte le siga sirviendo a la gente. Creo que es mi mayor objetivo por lo pronto.”


¿Cuál consideras que es tu visión u objetivo como artista?

[Se pone pensativa.] Ya no tengo un objetivo específico, de cierta manera me dejo fluir por las cosas que me han llegado, son cosas que me han funcionado y es bueno abrirse a esas posibilidades. Y, por otro lado, creo que el seguir difundiendo el arte: que el arte le siga sirviendo a la gente. Creo que es mi mayor objetivo por lo pronto, porque Saltillo es una ciudad que todavía está muy cerrada a ciertas actividades artísticas, por decirlo así.

¿Qué otros artistas han influido en tu trabajo?

Podría mencionar a Francis Bacon; siempre lo he visto como mi máximo y me siento bien identificada con su trabajo. Él tenía una gran habilidad de retratar al otro de manera muy íntima; destacaba su personalidad a través de sus ojos y esto es algo que yo siempre he tenido en mente. Otros: René Almanza, que es un excelente ilustrador y dibujante; Julio Roelas; me gusta Marina Abramović; Bill Viola, que es videoarte.

Tengo puntos en conexión con ellos, entonces yo creo que por lo pronto, ellos son mis máximos.

¿Cuál es una de tus técnicas favoritas? ¿Qué tiene de especial para ti?

A mí me gusta mucho el dibujo; la capacidad que con pocos elementos puedes expresar algo, me gusta mucho explorarlo; me gustan mucho las técnicas secas del dibujo como es: pastel, grafito, carbón, acrílico (que es de secado rápido), de repente tinta china (aunque no es técnica seca); me gustan las cosas rápidas. No me llama mucho la atención las técnicas que tienen un proceso mucho más largo, porque no va con mi personalidad. Yo soy una persona de que si no hago las cosas rápido; mi mente, ya cambió, ya se fue para otro lado [risas] y ya no me interesa lo mismo.

[...] me enamoré del arte comunitario, aprendí a conectarme con la gente, fue lo que me ayudó a mí a seguir en el arte urbano.

Entre tus proyectos, ¿cuál te ha gustado más? ¿Cuáles de tus obras consideras más importantes y por qué?

Yo creo que la primer serie de dibujos que hice, que se llamó Autómatas; en total de unas 8 piezas y me gustó mucho, porque empecé ahí el autodescubrimiento de los temas, las técnicas, los géneros que me gustan. Fue bien aceptado y creo que fue mi carta de presentación de entrada como artista.


Me ha gustado más un proyecto que trabajamos en el 2015, en conjunto con el Instituto

Municipal de Cultura de Saltillo, que se llamaba “Almas con rostro”. Me lo ofrecieron y lo agradezco mucho porque me descubrí (lo sufrí porque era nueva en eso, nadie me enseñó en realidad a hacer un mural); me enamoré del arte comunitario, aprendí a conectarme con la gente, fue lo que me ayudó a mí a seguir en el arte urbano, es parte importante de mis procesos; a partir de entonces me ha enriquecido mucho.

¿Cómo afectó la pandemia del COVID-19 en tu trabajo?

En diciembre terminé mi último mural, fue en homenaje a tres feminicidios; estaba muy cansada [con voz afligida, pone su mano en su pecho], física y emocionalmente; necesitaba un respiro. Eso fue a partir de enero. En enero me enteré que estaba embarazada; ya lo había estado planeando como un año atrás, pero como no había “pegado pues” [ríe], ya no le había tomado tanta importancia y de repente “pum” que siempre sí; entonces se me vino todo encima; mi descanso, mi embarazo y ahorita estoy aquí en mi casa encerrada; la verdad que no salgo para nada.

Me afecta un poco en el aspecto más emocional, porque esto de la pandemia nos cae un poco de improvisto y nos hace replantearnos muchas cosas. Va a ser muy importante volver a las calles y volver a la gente, no me gustaría que se normalizara que todo sea desde una computadora, porque es necesario el contacto con la gente.

Este año hubo una polémica por el mural dedicado a víctimas de feminicidios que realizaste, pues Centro Histórico investigaba colores “no válidos” para la zona, sin tomar en cuenta el trasfondo. ¿Cómo te sentiste al respecto?

Ya anticipé que estaba embarazada [ríe]. Todas mis emociones estallaron, me sentí [pone su mano en el pecho con una expresión agobiada] de alguna manera muy expuesta; a mí ya me habían avisado que esto ya iba a suceder, porque ya me habían avisado de la denuncia.

Lo importante que hay que aclarar es que el mural no es completamente de mi autoría, fue en colaboración con el Cerdo de Babel Estudio y con una asociación de apoyo social Nueva Constituyente; pero al final todos se fueron en contra mía y fueron semanas muy intensas, de muchas llamadas. La verdad es que estaba un poco asustada y sentía que era una gran injusticia, además, si fue una ridiculez por parte del gobierno; porque ellos no contaban toda la historia, ellos sabían del proyecto y a la mera hora dijeron “no, nadie nos avisó”.

“[Lo del mural en homenaje a víctimas] Lo tomaron también de pretexto para ir en contra del feminismo, las protestas, de todo esto; y pues claro que me afectó”.

Al final, afortunadamente, se retiró la denuncia, la gente entendió, la gente realmente estaba muy desinformada y hablaba de muchos prejuicios además. Lo tomaron también de pretexto para ir en contra del feminismo, las protestas, de todo esto; y pues claro que me afectó; regularmente los medios se portaron bien conmigo, nos dieron bastante proyección, eso fue el beneficio. Después de eso surgieron las marchas feministas, lo cual yo ya no estuve muy presente por mi embarazo, tuve algunas complicaciones, pero a la fecha todavía lo sigo reflexionando.

Yo agradezco mucho a Sergio Castillo y a Jaqueline que fueron los colaboradores, ellos estuvieron siempre al pendiente de mí, me protegieron bastante, pero bueno son cosas que ya pasaron [ríe], que se ven reflejadas en mis proyectos posteriores, todo sirve.


Como egresada de la Escuela de Artes Plásticas, ¿qué consideras que es importante decirles a los estudiantes de hoy en día?

¡Híjole! Espero no ser muy dura: que no se ensimismen; que no crean que todo el mundo les debe algo, quitarse de la cabeza el que “la gente me va a ver a mí”; tienes que salir a ver al mundo porque si no el mundo te come. Realmente así es ya cuando egresas.


Cuando te enfrentas a un mundo como el que vivimos, tenemos que apoyar y aportar algo; tenemos el poder de ir transformando nuestra sociedad a través de nuestro trabajo e inclinarse por eso. Te das cuenta ya de una manera madura de la profesión, que el mundo nos necesita de verdad, el mundo está cambiando rápidamente.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Tengo rato dedicándome a la docencia; me gusta muchísimo dar clases de arte urbano, retrato, dibujo. Por mi embarazo el semestre que entra lo voy a tener que suspende y reanudo actividades el año que entra.

Estoy dando clases en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, el taller de dibujo y estoy en Casa Colibrí, que también es un proyecto muy noble, es una asociación nueva, que va dirigida a la reintegración de los jóvenes y niños a la cultura del arte y entre otras cosas.

-¿Qué proyectos vienen para ti?-

Hubo un tiempo de tocar puertas, afortunadamente estoy en un momento de mi trayectoria, en que me han llegado varias propuestas, lo que me vaya saliendo.

De manera personal en mi trabajo, en mi producción personal artística, tengo pensado moverme un poquito hacia el stencil, una técnica que a mí me llama mucho la atención; y quiero ir perfeccionando, encontrar las posibilidades discursivas, las posibilidades estéticas de esta técnica. Siempre dejo fluir las cosas [ríe].

“El mundo nos necesita de verdad [a los artistas] y más ahora con todas estas cosas que están viniendo de la tecnología; claro, aprovecharlas, pero también ver cuáles son las necesidades humanas y creativas de la sociedad”.


Daniela Elidett (1988)
-Egresada de la Escuela de Artes Plásticas “Profesor Rubén Herrera” como Licenciada en Artes Plásticas.
-Principalmente ha expuesto retratos a través de técnicas como dibujo, pintura, fotografía y arte urbano.
-Realizó murales en el programa “Almas con Rostro” que homenajeaban a personas populares en distintos barrios de la ciudad.
-Este año realizó un mural en homenaje a mujeres víctimas de feminicidio en colaboración con Cerdo de Babel Estudio y con una asociación de apoyo social Nueva Constituyente.
-Actualmente es docente de dibujo y le gusta dejarse fluir para sus siguientes proyectos.
142 views

© 2020. Del Taller de Redacción Superior. EAP "Profesor Rubén Herrera". UAdeC. Editor: Livio Ávila.